Cambio extremo al Mercedes Clase A

En su cuarta generación, el reto de la marca es convencer, con argumentos estéticos, técnicos y tecnológicos, que sí es un ‘mercho’ de verdad verdad.

Si hay un modelo de Mercedes-Benz en permanente evolución es el Clase A, que pasó de ser un monovolumen de regular comportamiento a un compacto con pinta deportiva y renovada vocación.

El ingreso de Mercedes-Benz al mundo de los vehículos compactos sucedió en 1997, cuando la marca se lanzó al asfalto con un simpático monovolumen movido por diversos motores diésel y de gasolina, una carrocería bien lograda y espacio interior suficiente, a pesar de sus incipientes medidas.

El pecado de esta primera generación radicaba en su maniobrabilidad, que ponía en riesgo a los ocupantes cuando el conductor realizaba la famosa ‘prueba del alce’, bautizada así por los suecos que se someten con frecuencia al capricho de esos animales cuando se lanzan imprudentemente a la carretera y deben forzar los frenos y la dirección, en segundos, para no arrollarlos.

El primer Clase A tendía a volcarse en situaciones similares, una falla que los ingenieros convirtieron en oportunidad: a la segunda generación le instalaron control de estabilidad (es el primero del segmento en incorporar este dispositivo de seguridad) y endurecieron la suspensión para otorgarle un comportamiento más seguro en situaciones extremas. Aquel renovado Clase A –armado con acabados de lujo en las versiones mejor equipadas– fue comercializado hasta el 2011, cuando la casa de Stuttgart decidió archivar para siempre sus diseños y trazarlo de nuevo.

Mercedes-Benz Clase A

La tercera familia (la que rueda actualmente) apareció en el 2012 con pinta más contemporánea y hasta cambió de segmento para insertarse en el nuevo proyecto ‘popular’ de Mercedes-Benz, al lado de las carrocerías CLA (sedán y Shooting Brake), GLA (todoterreno) y el recientemente lanzado A sedán, con los cuales comparte pinta y, por supuesto, plataforma tecnológica.

Su nuevo diseño, muy deportivo, permitió ofrecerlo con molduras personalizables, cabinas muy juveniles, e incluso, en la versión AMG 45, con tracción 4Matic y un motor biturbo de 2,0 litros y 376 caballos de potencia, algo inimaginable para el primario armazón original.

Ahora, los representantes de la casa alemana anunciaron la llegada de la cuarta generación de este compacto, el cual luce similar al vehículo actual aunque se trate, de nuevo, de un contundente salto generacional con el cual pretenden equipararlo con sus hermanos más grandes y lujosos, especialmente en los acabados interiores y en las soluciones técnicas y tecnológicas.

Mercedes-Benz Clase A

De ahí los detalles como el sistema de infoentretenimiento MBUX (Mercedes-Benz User Experience), que funciona a través de una enorme pantalla de 10,25 pulgadas (similar a las de los elegantes Clase E y Clase S), la cual refleja digitalmente, aunque de forma análoga, el cuadro de instrumentos y la cámara de reversa de 180 grados, o el sistema de ingreso y encendido sin intervención de la llave y los asientos delanteros con apoyo lumbar de cuatro vías, todos ofrecidos como equipamiento de serie.

La carrocería también cambió: luce renovadas unidades lumínicas (adelante y atrás) y una parrilla asociada al nuevo lenguaje de diseño de la marca. La carrocería es 120 milímetros más larga, 16 más ancha y 6 más alta que la del modelo actual, con una distancia entre ejes 30 milímetros superior, cifras que favorecen la vida a bordo, pues el espacio para los hombros y la cabeza mejoró, y el maletero ganó 29 litros respecto al de su antecesor.

Será comercializado desde este momento en el país como A 200, con un nuevo motor turbo de 1,3 litros asociado a una renovada transmisión de siete marchas y doble embrague(accionables desde levas de cambios ubicadas a lado y lado del timón), más eficiente en términos de potencia y torque respecto al 1,6 litros turbo que tiene el modelo actual, y manipulable a través del sistema Dynamic Select, que permite elegir cinco modos de conducción para alterar su respuesta de comportamiento.

Mercedes-Benz Clase A

Se mueve desde las ruedas delanteras, un sistema común para vehículos masivos que ha ido desapareciendo en marcas como esta, cuyos modelos se ofrecen ya con impulsión trasera o sistema 4×4 opcional. Aquí, la tracción delantera es consecuente con su motor de cuatro cilindros en línea y, por supuesto, con el precio, marcadamente inferior al de la Clase C, el siguiente modelo en la escala evolutiva de Mercedes-Benz.

Los siete airbags, los anclajes Isofix para sillas infantiles, los controles de estabilidad y tracción, las alertas de cansancio, el sistema de frenado de emergencia y la función Hold de ayuda para arrancar en pendientes también son de serie en el nuevo Clase A, además de los comandos de voz compatibles con diversas funciones, como búsqueda de destinos, llamadas telefónicas, selección de música, redacción de mensajes o consulta del pronóstico del tiempo.

Mercedes-Benz Clase A

Claves del nuevo A

– Los espejos eléctricos, del color del vehículo, reposan ahora sobre los hombros de la carrocería e incluyen luces de cruce.

– Los faros delanteros son de tecnología led e incluyen una tira de iluminación diurna, con sensores de encendido y un diseño completamente nuevo.

– Los rines de 17 pulgadas son de cinco radios dobles y fueron pintados de gris oscuro para otorgarle un carácter más deportivo.
-Las unidades de luz traseras son envolventes y tienen un nuevo diseño, más redondeado e iluminado a través de bombillos ledes.

El tren motor

La nueva máquina con turbocompresor de cuatro cilindros en línea y 1.332 cm3 de desplazamiento (263 menos que la de su antecesor) logra siete caballos de potencia más y el mismo torque a un régimen de revoluciones ligeramente mayor, lo cual se traduce en una aceleración sutilmente menor que la del modelo anterior. Esto fue posible también por mejoras como la relación peso/potencia (8,5 vs 9,1 kilos por cada caballo) y el coeficiente aerodinámico: 0,25 Cd.

Mercedes-Benz Clase A

Impecable adentro


La cabina del nuevo Clase A es mucho más ‘premium’ que la de su antecesor, con un centro de mando que copia a la perfección los tableros de modelos más encumbrados. El nuevo volante multifunción (con control crucero), el panel táctil para el manejo del sistema de infoentretenimiento ubicado en la consola central, los comandos del climatizador automático y de los asientos, las molduras con efecto fibra de carbono y los tapizados en cuero y tela delatan el esfuerzo de Mercedes-Benz por darle más estatus a su modelo de entrada.

Cambios al Clase C

Este modelo, el más vendido de Mercedes-Benz en los mercados mundiales (415.000 sedanes y camionetas se colocaron en el 2017), sufrió también una serie de cambios, especialmente en las unidades de luz delanteras y traseras y en el interior, el cual adoptó el tablero digital y el diseño del timón y la consola central de los sedanes más lujosos, además de los motores, que –tal como sucedió con el del Clase A– están siendo modificados en busca de mayor eficiencia en términos de consumo y emisiones. A Colombia está llegando el modelo marcado como C180, con el mismo 1,6 litros turbocargado de su antecesor y buen equipamiento. Las versiones Elegance y AMG Line 2019 (foto) no asoman aún en nuestro país.

Clase C
Clase C

DATOS

117 Millones de pesos es el precio de lanzamiento del nuevo Mercedes-Benz A 200, que llega de Alemania en esta única versión con una carrocería más grande, aunque 20 kilos más liviana.

El eje trasero de brazos combinados y perfil en ‘U’ se comprime de forma controlada. Está fijado a la carrocería con dos cojinetes e incluye amortiguadores monotubo y muelles helicoidales que logran una efectiva absorción de ruidos sobre pisos irregulares.

Incluye sistema Parktronic, cuya función es facilitar la búsqueda de espacios y ayudar durante las maniobras de estacionamiento y salida del sitio de parqueo a través del accionamiento automático del acelerador, el freno y la caja de cambios.

Comparativo del segmento

*Mercedes-Benz A200 – 117 millones – Alemania
Motor: 1.332 cm3 con turbocompresor Potencia: 161 caballos a 5.500 rpm Torque: 250 Nm a 1.620 rpm Caja: 7 marchas DCT Tracción: delantera Seguridad: 7 airbags, anclajes Isofix para sillas infantiles, alerta de cansancio, control electrónico de estabilidad y de tracción, alerta de mantenimiento de carril, control de arranque en pendientes, cámara de reversa de 180 grados Carrocería: hatchback 5 puertas.

Mercedes-Benz A200

*Audi A3 Sportback – 121 millones – Alemania
Motor: 1.984 cm3 Potencia: 190 caballos a 4.200-6.000 rpm Torque: 320 Nm a 1.500-4.500 rpm Caja: 7 marchas S-Tronic Tracción: delantera Seguridad: 7 airbags, Isofix, asistentes de arranque en pendientes y de parqueo, cámara, alerta de punto ciego, control electrónico de estabilidad Carrocería: hatchback 5 puertas.

Audi A3 Sportback

*BMW 120i Comfort – 103 millones – Alemania
Motor: 1.998 cm3 TwinPowerTurbo Potencia: 184 caballos a 5.000 rpm Torque: 270 Nm a 1.350-4.600 rpm Caja: 8 marchas automática Impulsión: trasera Seguridad: 6 airbags, asistente de arranque en pendientes, control de estabilidad DSC Carrocería: hatchback 5 puertas.

BMW 120i Comfort

*Volvo V40 Momentum – 90 millones – Suecia
Motor: turbo de 1.498 cm3 Potencia: 152 caballos a 5.000 rpm Torque: 250 Nm a 1.700-4.000 rpm Caja: 6 marchas ‘secuencial’ Tracción: delantera Seguridad: 6 airbags, frenado automático ‘city safety’, control de estabilidad y tracción, asistente de frenado de emergencia, cámara de reversa, anclaje Isofix Carrocería: hatchback 5 puertas.